Pruebas médicas avanzadas del Aparato Digestivo

pruebas_medicas

Los últimos avances en tratamientos y pruebas médicas

Endoscopia digestiva

Endoscopia oral y colonoscopìas sin dolor

La endoscopia digestiva es una prueba diagnóstica y terapéutica, que consiste en la introducción de una cámara a través del tubo digestivo. Cuando se estudia el intestino grueso, se llama colonoscopia. Cuando se estudia el tracto digestivo superior (esófago, estómago y duodeno) se llama endoscopia oral.

La endoscopia está indicada como prueba complementaria en el proceso diagnóstico de problemas del tubo digestivo: tumores, malformaciones, pólipos, hemorragias, reflujo esofágico, sospecha de úlcera gástrica o duodenal, problemas de malabsorción o mala digestión de los alimentos, enfermedad celíaca, etc. Esta técnica también se usa en el tratamiento de patologías biliopancreáticas mediante CPRE (colangiopancreatografía retrógrada endoscópica).

Ecografía digestiva

Técnica indolora, sin efectos secundarios

Es una técnica indolora, sin efecto secundario alguno y puede ser realizada en la misma consulta del especialista. En esta técnica se utilizan los ultrasonidos para estudiar los órganos internos abdominales. Mediante un transductor aplicado sobre la superficie abdominal, se emiten los ultrasonidos que al llegar a los órganos abdominales rebotan con una intensidad que depende de las características de los mismos. Estas ondas rebotadas, son recibidas en el transductor y son transformadas en imágenes. La principal limitación para la obtencion de imágenes es la presencia de aire, por lo que el estudio de los órganos huecos abdominales (estómago, intestino delgado y colon) es deficiente y deben ser estudiados mediante endoscopia. Para el resto de órganos abdominales es una técnica muy eficiente pudiendo diagnosticar muchas patologías sólo con esta técnica.

Test de hidrógeno espirado

Prueba indolora para el diagnóstico de la intolerancia a la lactosa

Esta técnica se utiliza para el diagnóstico de la intolerancia a la lactosa. Se le administra al paciente entre 25 y 50 gramos de lactosa por vía oral y, posteriormente, se mide el hidrógeno espirado en el aliento a lo largo de varias horas. Si existe este problema la lactosa no se absorbe y es fermentada por las bacterias colónicas, produciendo Hidrógeno. Como principales ventajas de esta técnica esta la posibilidad de realizarla en pacientes diabéticos, en niños y adultos y no es preciso realizar extracciones de sangre. Se utiliza para comprobar si el esófago se está contrayendo y relajando apropiadamente y con ello diagnosticar cualquier tipo de problemas en la deglución.

Se realiza pasando una sonda nasogastrica muy fina que tiene unos sensores espaciados unos centímetros y se registra la actividad motora del cuerpo esofágico y las válvulas fisiológicas de éste, mientras se realiza la deglución.


Manometría anorectal

Estudio del funcionamiento del intestino

Se utiliza para medir el funcionamiento de la parte final del intestino (recto y ano). Se introduce una sonda fina por el ano, similar a la de la manometría esofágica, y se registra la actividad motora durante distintas maniobras fisiológicas. Sirve para el estudio de algunas causas de dolor anal, incontinencia y estreñimiento.

Ph-metría esofágica

Estudio de los niveles de acidez del esófago

Consiste en el registro de los niveles de acidez del esófago mediante el empleo de una sonda con receptores sensibles al ácido y un ordenador en el que se registran los resultados obtenidos. El procedimiento se realiza de manera ambulatoria, portando el paciente la sonda durante 24 horas y un receptor en el cinturón, de manera que se registra la acidez del esófago en distintos momentos de la actividad diaria normal.