Dr. Federico Argüelles, nuevo presidente de la FEAD
3 octubre, 2016
Alimentos que están arruinando tu dieta y ni lo sabes
10 mayo, 2017

El Corte de digestión ¿Mito o realidad?

La pesadilla del corte de digestión es el hombre del saco del verano. Lo que algunos no saben es que el concepto, como tal, no se corresponde con un corte, puesto que no se interrumpe el proceso. Durante la digestión, la sangre de nuestro organismo se concentra en el vientre, y el contraste del cuerpo con el agua hace que el cerebro envíe la sangre a la piel y músculos para contrarrestar el choque térmico, lo cual puede producir desmayos.
Más allá de la discusión lingüística, “abuelos y padres, con buen criterio, nos decían que antes de meternos al agua nos mojáramos las muñecas y la nuca”, recuerda la doctora Conchita Vidales, directora de Nutrimedic, para compensar el nivel térmico de nuestro cuerpo. Si no hemos hecho una comida copiosa, no existe un tiempo de espera. De lo contrario sí debemos esperar dos horas antes de bañarnos.En cuanto a la temperatura, suele decirse que las comidas muy frías no sientan bien al organismo. Nuestro cuerpo suele rondar los 36 grados y la comida debe ser parecida a esa temperatura, sugiere Vidales. “No recomendamos extremos, ni muy caliente ni muy frío”, asegura. El organismo en esos casos hace un gran esfuerzo y es más difícil de digerir. Sin embargo, el doctor Francisco García Fernández, especialista en aparato digestivo del Hospital Universitario Virgen del Rocío, no cree que este hecho influya en la digestión, pues durante la masticación el alimento se va calentando en la boca.

Comments are closed.